Los asesinos han vuelto

Muy bien, valientes. Habeis matado a un jubilado que iba a jugar a las cartas con sus amigos a un bar. ¿Qué hizo para merecer semejante pena? Llevar el progreso al País Vasco, contruyendo la famosa "Y vasca". Pero claro, eso es demasiado para el enranciado submundo de los fanáticos, esos mismos que se regodean con la miseria, los que se sirven del poder para perpretar mejor sus acciones de terror.

¿Y de qué ha servido? De nada. La Y vasca, como confirmó ayer el Presidente Zapatero, seguirá adelante. A cambio, una familia rota por el dolor. Una sociedad que teme el libre pensamiento en una parte de nuestro país.

Se puede atajar, claro. Pero para ello hay que reformar el pensamiento de esa parte de la sociedad que vota a los asesinos, aquellos que fueron aupados al poder por culpa de los mismos miserables cálculos políticos de siempre. Porque, no nos equivoquemos, mientras la educación siga en manos del PNV o similares, el odio se seguirá enseñando, y la siguiente camada de ETA ya se está formando.

Cadena perpetua para esta gentuza ¡YA!.

Comentarios