La política no es un juego y debe respetar la vida y dignidad de las personas

La semana pasada apareció una nota de prensa de la Federación Española de Asociaciones Provida en relación a la presentación del anteproyecto de ley de reforma de la ley del aborto.
Recordamos que esta Federación está formada por 26 asociaciones que en todo el territorio nacional ayudan a la mujer embarazada en dificultades y a las que sufren el síndrome postaborto.
Para más información o entrevistas 608046604 presidencia@provida.es

Un delito no se convierte en derecho por afirmar que lo es ni porque se adorne con eufemismos de libertad y progreso. Ya es suficiente con las vidas que se han perdido, con las mujeres rotas y las generaciones mutiladas. El aborto es algo terrible y doloroso para todos y no podemos admitirlo como algo inevitable y menos aún hablar de él como avance en los derechos sociales.

Denunciamos públicamente que esta ley no tiene otro objeto que conseguir amnistía con efectos retroactivos para los empresarios del aborto que no sólo no tienen escrúpulos en arrancar a los hijos de las entrañas de sus, muchas veces, atormentadas madres, sino que además burlan la ley actual.

Estamos profundamente convencidos de que si se aprobara esta ley traería más embarazos especialmente en jóvenes, más muerte y más vidas truncadas. Asimismo nos oponemos a las medidas disparatadas y profundamente dañinas que tratan especialmente a los jóvenes como ganado irresponsable. No se puede imponer una política que favorece la promiscuidad y que pretende sustituir su responsabilidad personal por dispositivos y productos químicos que arruinan la salud física, psicológica y moral de quien los consume. Es necesario atacar de raíz las causas que están llevando a recurrir al aborto y no fomentar ese caldo de cultivo que lo provoca.

Queremos mostrar nuestra más profunda indignación cuando se apela a la libertad de la mujer y a su salud, para inventarse un derecho que es el de matar a un hijo sin dar explicaciones si se hace en un plazo determinado. Un delito no se convierte en derecho por repetirlo muchas veces y adornarlo con eufemismos de libertad y progreso.

Existen unos derechos humanos que son para todos y las leyes deben recogerlos y respetarlos. Por ello manifestamos nuestro total rechazo al aborto y especialmente a esta propuesta de ley. Asímismo pedimos lo que sí es un avance en derechos sociales: la valoración y protección de la maternidad y la atención integral a personas que sufren el síndrome postaborto.

Confiamos que prime el sentido común y el gobierno rectifique y dé marcha atrás en este proyecto retrógrado e inhumano que sólo alegrará a los que se lucran con el dolor ajeno y que supondrá una degradación y un abandono mayor para la mujer , para los hijos y para toda la sociedad española.

Comentarios