El nuevo cura y el alcalde


Estaban hablando el alcalde y el maestro del pueblo en la taberna:
Alcalde: Hoy viene el nuevo párroco.
Maestro: ¿Y le va ud. a avisar de la costumbre que tienen las mujeres de decir “tropezar” en vez de “cometer adulterio”?.
Alcalde: No, ya se enterará él.

El párroco empieza a confesar ese mismo día:
- Avemaria Purísima.
- Sin pecado concebida. A ver, hija, ¿Qué te pasa?.
- Padre, confieso que he tropezado.
- Pero hija, eso no es pecado. Anda vete.
Así una tras otra todas las mujeres del pueblo.
El párroco termina las confesiones, va a la taberna y entabla el siguiente dialogo con el alcalde:
Padre: Señor alcalde, a ver si intenta reparar un poco las calles del pueblo, que las mujeres no hacen más que tropezar.
Alcalde: Ja, ja, ja, usted no se entera de nada.
Padre: Pues no sé de qué se ríe, si su mujer es la que mas tropieza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño draft encubierto en WWE

Decálogo ético para la visita y conservación de los árboles y bosques monumentales silvestres

Frases de niños