lunes, 19 de diciembre de 2011

Un chiste


Dos leones huyeron del jardín zoológico.
En la huída cada uno partió con rumbo diferente. Uno fue para la selva y el otro para el centro de la ciudad. Los buscaron por todos lados, y nadie los encontró. Después de un mes y para sorpresa de todos, volvió el león que había huido para la selva. Regresó flaco, famélico y afiebrado. Fue reconducido a la jaula. Pasaron ocho meses y nadie se acordó del león que había ido para el centro de la ciudad hasta que un día el león fue recapturado y llevado al zoologico. Estaba gordo, sano, desbordante de salud. Al ponerlos juntos , el león que huyó para la selva le pregunta a su colega:

-¿Cómo estuviste en la ciudad tanto tiempo, y regresas tan bien de salud? Yo que fui a la selva, y tuve que regresar porque casi no encontraba que comer.

El otro león le explicó:

-Me armé de coraje y fui a esconderme a un Organismo Público. Cada día me comía a un funcionario y nadie advertía su ausencia.
-¿ Y por qué regresaste?... ¿ se acabaron los funcionarios?
-Nada de eso. Los funcionarios públicos nunca se acaban... Sucede que cometí un error gravísimo. Ya me había comido 1 ministro, dos superintendentes, 4 Directores Generales, cinco adjuntos, tres coordinadores, diez asesores, doce jefes de sección, quince jefes de división, cincuenta secretarias, docenas de funcionarios, y nadie los dio por desaparecidos.


Pero el día que me comí al que servía el café...

¡¡¡se jodió todo!!!