Blood Money

Esta entrada es por cortesía de Bea:

"En EEUU está a punto de estrenarse una película con ese título que descubre el gigantesco negocio que supone el aborto y el dolor que produce caer en él. Vaya, ya era hora de que alguien decidiera mostrar el horror de semejante crimen que se pregona como "un derecho" (digo yo que, sobretodo para el que muere en el intento, pero también para la mujer que decide o es obligada a ejecutarlo y tiene que vivvir con esa decisión después). En fin, no sé si la película llegará a España, dado que nuestro gobierno es tan afín a la implantación del aborto y tan poco demócrata para dar otro punto de vista que ni siquiera alerta de los posibles y terribles efectos secundarios de la píldora del día después a quienes vayan a usarla. En fin, aquí teneis el enlace para ver el video subtitulado del trailer de la película, aún no se ha doblado y no sé si llegará; tal vez no consideren que su contenido sea de interés para España."

Comentarios

Javier ha dicho que…
Video sobrecogedor e impactante como pocos, te hace ver la realidad desde otro punto de vista al de los medios de comunicacion. Veremos si nuestro gran gobierno progre y guay deja que se estrene este film-documentary. Me da a mi que no...
El Marqués del Villar ha dicho que…
Cuantas menos voces disidentes se alcen contra el Pensamiento Único, más fácil es que se imponga.
Prade ha dicho que…
Videos muy espectaculares, pero no me parecen buenos.

La vida humano tiene un valor intrínseco, y no creo que valga más la de Nadal que la de cualquier otra persona.

Peligroso el tema del aborto, muy peligroso de generalizar. Siempre que se hable de ello, habría que mantener al margen política, dinero, religión, y no generalizar, pues son vidas humanas las que están en juego.
Prade ha dicho que…
Y ahora voy a escribir algo que quizá no guste a alguno de vosotros, es mi opinión, ni estoy a favor del aborto libre, ni estoy a favor de la prohibición total del aborto, por tanto nadie va a estar de acuerdo conmigo, pero ahí va.

Creo que habría que tomar un par de consideraciones antes de decir un rotundo sí, o no.

Legislar sobre el aborto es complicado ya que nunca se va a satisfacer a todo el mundo, pero
creo que, antes de generalizar, debería estudiarse cada caso por separado, pues cada caso es un mundo y un cúmulo de circunstancias con unas consecuencias muy serias. ¿Qué puede llevar a dos individuos contra sus instintos más básicos de paternidad? Lo que escribo a continuación es una serie de ideas mías que me parecen más o menos razonables.

Pondré, pues, que cada petición de aborto es estudiada por un comité, formado por los dos padres, un juez, un médico, un trabajador social, los abuelos(en caso de que alguno de los interesados sea menor), lo que querais, y tendré en cuenta ciertas líneas:

La madre podrá abortar libremente si se da alguna de estas circunstancias:

-Violación
-La continuidad del embarazo o el parto puede causar daños psíquicos o físicos de consideración, incluso muerte, en la madre.

Siempre que no se den esos casos, el deseo de cualquiera de los dos progenitores de hacerse cargo del niño, implica que el aborto no se llevará a cabo. Nadie deberá abortar en contra de su voluntad, ni hombre, ni mujer.

Un menor nunca podrá decidir abortar (¿Estamos locos?), aunque sí podrá decidir seguir adelante con el embarazo, aunque los abuelos no quieran (como ya dije en el párrafo anterior, a nadie se obliga).

Visto estas consideraciones tan fáciles, escribo otras menos rotundas que podrían tenerse en cuenta, y que son muy peliagudas y discutibles. Yo no he conseguido decidir que haría en esos casos, por eso no puedo posicionarme firmemente:

-¿Qué va a ser del niño? ¿Están unos padres de 14 años preparados para darle la educación, cuidados, necesarios? ¿Está preparado el cuerpo de una mujer de 14 años preparado para un embarazo?

-La situación económica y social de la familia. ¿Existe realmente una familia en la que el niño pueda tener cabida?

-El uso probado de anticonceptivos que han fallado. Bien es cierto que hoy en día hay anticonceptivos casi totalmente fiables, pero nada es perfecto. ¿Podría ser alguna especie de atenuante?

-El estado de gestación. El momento en que se deja de ser un par de células sexuales y se puede hablar de una persona. Quizá sea el punto de más controversia de todos, habría que tener en cuenta datos médicos y biológicos objetivos, sin entrar en consideraciones religiosas o personales (puesto que no puede legislarse en base a religión) ¿Cuatro o cinco semanas? No sé deciros, no soy biólogo.

Muchos de estos puntos son discutibles, pero ahí os expongo las consideraciones de mi mente en dudas. Pefiero pensar por mi mismo aunque no tenga las cosas claras, que posicionarme en "bandos" sin intentar razonar antes, como hace tanta gente.
El Marqués del Villar ha dicho que…
Prade, lo primero quiero agradecerte profundamente tu intervención, la cual ha dejado muchas reflexiones interesantes que comparto (y otras que no tanto)

Y ahora lo segundo, que es el comentario.

No creo que el vídeo quiera valorar más la vida de Nadal que la de cualquier otra persona. En mi opinión, lo que pretende el vídeo es transmitir la idea de que con cada aborto hay una vida que se trunca. Es igual que las campañas contra la pobreza en África que giran en torno a "¿Cuántos Einsteins o Mozarts han muerto por necesidad?".

Efectivamente no se puede legislar "a gusto de todos". Si no se puede hacer con respecto a por dónde debe paar una carretera, cuánto menos se podrá en un tema tan controvertido como el que nos ocupa.

Uno de los principales caballos de batalla contra la Ley del Aborto, es que se hace pensando únicamente en uno de los progenitores. Y ya está. Ni se piensa en el padre ni, por supuesto, en el niño que es el que tiene más que perder.

Los supuestos de abortos por malformaciones o violaciones son un porcenaje mínimo de las razones que se aducen en las clínicas para realizar las "interrupciones del embarazo". En la gran mayoría de los casos se hablan de daños psicológicos, certificados expedidos por un psicólogo que está en nómina en el mismo centro donde se practica la intervención.

En cuanto a lo del aborto entre menores, veo que coincidimos. Usted no puede operarse de apendicitis, pero puede abortar que, sin tener en cuenta al feto, le va a suponer problemas médicos que pueden ser permanentes. Por supuesto, tampoco puede fumar o beber.

Personalmente nunca he utilizado argumentos religiosos para defender mi postura: podría decir que, en el mismo momento de la concepción, el alma habita el cuerpo del nuevo ser humano en formación. Pero esto que para mí es un punto muy a favor, para otro puede ser una "tontería de los curas".

En el plano científico, me parece demoledor el argumento esgrimido por muchos biólogos y médicos antiabortistas (que los hay y en cantidad): en el momento de la concepción estamos ante un ser genéticamente distínto a la madre, y que pertenece a nuestra especie. Vamos que ni es un tejido, ni el cuerpo de la madre, ni tantas cosas como se dicen a voces sin reflexionar. ¿Y si fuéramos ovíparos?

De lo de las semanas de tope ni hablo porque me parece un insulto a la inteligencia. O sea, que a las x semanas ya es un ser humano, pero justo un segundo antes, no. Genial. A la altura de la Ministra de Bien-Pensar

En el terreno ideológico también lo tengo claro: sólo tengo que poner en la balanza el derecho de todo ser humano a vivir (que es el principal y fundamental) y en el otro el derecho de la madre a que "no les jodan la vida" y cosas así, que es por lo que se aborta principalmente.

Lógicamente se producen muchos embarazos no deseados, y alguna solución hay que encontrar. Desde las Asociaciones ProVida se llevan pidiendo desde hace muchos años programas que ayuden a las mujeres a llevar a buen término su embarazo y, si no quieren o pueden hacerse cargo del bebé, que lo den en adopción. Su salud se resentirá muchísimo menos, el niño tendrá una oportunidad en la vida, y muchas familias podrán adoptar hijos sin tenr que irse a China a por ellos.

¿Os imaginais 100.000 niños más cada año? ¿El positivo impacto demográfico que tendría? ¿Los empleos derivados que generaría? ¿La riqueza que, en la siguiente generación, crearían? Parece que es más rentable que las clínicas abortistas hagan caja que, en el fondo, es parte de lo que mueve leyes como la que nos ocupa.